Guía práctica sobre los piojos

¿Alguna vez has recibido una nota de la profe informándote que ha habido un brote de piojos en la escuela? Si esto te dejó preocupado, inquieto o incluso te empezó a picar la cabeza sólo de pensarlo, tranquilo que no estás solo. Muchos padres tienen reacciones similares.

Aprender a reconocer y tratar los piojos es su mejor defensa contra un brote en el hogar. La mayoría de los casos de piojos se pueden tratar usando medicamentos recetados o de venta libre.

¿Qué son los piojos?

Los piojos son un tipo de pequeño insecto que se alimenta de sangre. Tres tipos principales de piojos se alimentan de sangre humana: piojos de cabeza, piojos del cuerpo y piojos del pubis. Estos diferentes tipos de piojos se nombran por las partes del cuerpo que más probablemente infectan. Otro nombre para los piojos púbicos es “cangrejos”.

Solo se sabe que los piojos del cuerpo transmiten enfermedades. Por el contrario, no se pueden contraer enfermedades por los piojos de cabeza, que son los tipos más comunes que tienen los niños. En la mayoría de los casos, los piojos sólo causan síntomas leves y representan poco riesgo para la salud.

Una infección de los piojos se conoce técnicamente como “pediculosis”. Contrariamente a la creencia popular, no indica que su hijo esté sucio o que tenga una higiene deficiente. Las personas más limpias del mundo pueden contraer piojos si entran en contacto directo con alguien que tiene piojos o comparten artículos personales con ellos.

Por ejemplo, su hijo puede contraer piojos si:

  • acerca la cabeza o el cabello a alguien que tenga piojos
  • se pone una gorra o bufanda de alguien que tenga piojos
  • usa un peine o un cepillo que haya sido usado por alguien con piojos
  • comparte otros artículos personales, como orquillas, cintas para el pelo, almohadas, mantas, pañuelos o toallas con alguien que tenga piojos

Los piojos no tienen alas y no pueden volar ni saltar, sólo caminan. Sus huevos o “liendres” tampoco son móviles, ya que los piojos los pegan en los tallos del pelo. Como resultado, se necesita alguna forma de contacto cercano para que los piojos pasen de la cabeza de una persona a otra.

Se alimentan de sangre humana por tanto no hay riesgo de contraer piojos de mascotas u otros animales.

Es un mito común que los piojos no pueden vivir con el pelo corto, no les importan mucho los peinados ni la longitud. Se adhieren muy próximos al cuero cabelludo. Eso significa que pueden sobrevivir en la mayoría de las personas, incluso las personas con cabello relativamente corto.

En este fantástico vídeo nos explican cómo eliminar los piojos eficazmente.

¿Cuáles son los síntomas de los piojos?

Su hijo puede tener piojos si tienen:

  • picores en el cuero cabelludo
  • una sensación de algo que se mueve en su cuero cabelludo
  • pequeñas manchas de sangre en el cuero cabelludo, que pueden infectarse
  • sensación de consquilleo en la cabeza por detrás de las orejas

El riesgo de infección es mayor si su hijo se rasca mucho la cabeza

¿Cómo reviso los piojos?

Si sospecha que su hijo puede tener piojos, use una lupa para revisar su cuero cabelludo y cabello.

También puede ayudar una luz brillante. Los piojos tienden a evitar la luz brillante, lo que los hace más fáciles de detectar cuando intentan alejarse.

Es más probable que se encuentren piojos y liendres alrededor y detrás de las orejas de su niño, a lo largo de la línea del cabello y en el cuello.

Puede usar un peine para piojos en el cabello de su hijo para detectar liendres y piojos. También debería revisar sus pestañas y cejas, aunque es menos probable que encuentre liendres o piojos allí.

Si no está seguro de si su hijo tiene piojos, solicite a su enfermero o pediatra que lo verifiquen.

¿Cuál es el mejor tratamiento para los piojos?

Si su hijo tiene piojos o liendres, es importante tratarlo rápidamente para evitar contagiarlo a otros miembros de su hogar. También debe consultar a otros miembros de la casa si tienen signos de piojos y liendres. Trate a todos los que tienen piojos o liendres al mismo tiempo, para reducir el riesgo de que una persona los vuelva a transmitir a otra persona.

La mayoría de los casos de piojos se pueden tratar con medicamentos de venta libre o recetados, conocidos como pediculicidas.

Después de aplicar el medicamento, revise cuidadosamente la cabeza de su hijo y peine su cabello con un peine para piojos para eliminar las liendres y los piojos restantes cada dos o tres días.

Es posible que deba aplicar otra dosis de medicamento aproximadamente una semana después del primer tratamiento.

Siga las instrucciones del paquete y consulte a su médico si tiene alguna pregunta.

También es importante limpiar los artículos que puedan llevar los piojos. Por ejemplo, si su hijo tiene piojos o liendres, recuerde lavar su: gorra, bufanda, accesorios para el cabello, ropa usada en los días previos al tratamiento, fundas de almohada y ropa de cama usadas en los días previos al tratamiento, cepillos y peines, toallas…

Los piojos y las liendres mueren por exposición prolongada a las altas temperaturas. Lave a máquina los artículos en agua caliente que puedan estar infectados y séquelos con aire caliente.

Si no puede lavar un artículo, sumérjalo en agua caliente durante cinco a 10 minutos, límpielo en seco o séllelo en una bolsa de plástico durante dos semanas para matar los piojos y las liendres que pueda llevar.

También se deben revisar a otros miembros de la familia en el hogar, solo en caso de que los piojos ya se hayan propagado. Solo aquellos que tienen piojos deben ser tratados con pediculicidas.

Para mayor seguridad, aspire los colchones, los muebles y el piso para eliminar los pelos que puedan haber caído de la cabeza de su hijo mientras estaban infectados con piojos o liendres.

¿Es apropiado que mi escuela tenga una política de alejamiento?

Diferentes escuelas tienen diferentes políticas sobre piojos. Algunos tienen políticas que requieren que los estudiantes se mantengan alejados de la escuela hasta que estén completamente libres de piojos y liendres.

Una vez que se ha iniciado el tratamiento de piojos no hay riesgo de que los niños que estaban infectados puedan contagiar a sus compañeros en clase.

Resumiendo

Lidiar con una infestación de piojos puede ser desagradable. Es importante reconocer que los piojos no son un signo de suciedad o falta de higiene. Cualquier persona que entre en contacto con alguien que tenga piojos o sus pertenencias personales, puede infectarse.

Si su hijo u otro miembro de la familia tiene piojos, tome medidas para tratarlo rápidamente. Los medicamentos de venta libre o recetados son lo suficientemente fuertes como para matar la mayoría de los casos de piojos y liendres.

También es importante limpiar los artículos personales que pueden llevar piojos y liendres.

Y lo más importante, si tiene dudas acerca de cómo tratar los piojos consulte a su médico o pediatra, sobretodo en el uso de productos y tratamiento.

Siguiendo estos sencillos pasos, puede ayudar a vencer y prevenir los brotes de piojos.

Deja un comentario